Ecos

Publican los fetiches de cada uno de los signos zodiacales

El fetiche sexual puede ser un objeto, ese “algo” que, aunque está fuera del sexo mismo, participa activamente de él. En general no incluye juguetes sexuales explícitamente creados para ese fin. El fetiche actúa preferentemente con metáforas sutiles que envían información en paralelo. Por eso se utiliza para generar atracción, aumentar el deseo o la excitación.


El pelo, el afrodisíaco de los arianos. El fetiche de Aries es el pelo, sin importar a qué zonas del cuerpo pertenece, aunque algunos tienen preferencias especiales.

También adoran incluir juguetes de peluchito o esconderse dentro de un disfraz de muñeco de peluche.

Algunos se divierten con la cuestión del niño que habita en Aries: “¿dónde está mi bebé?”, posiciones de dominio que incluyen pañales, biberones y talquito.

TAURO

Es el signo de los placeres, se pone hot tanto con un aromático masaje como con una fondue de chocolate y frutilla. En realidad cualquier comida en la que abunden los aromas y la música insinuante lo va a despertar.

El fetiche de Tauro incluye la comida y el cuerpo del deseo. En la práctica japonesa del Nyotaimori o sushi corporal, la persona come sashimi o sushi servido directamente del cuerpo de una mujer. Con todas sus variantes culturales, Tauro puede comer del otro según su paladar le indique.

Comer del cuerpo del otro, elegido por lo taurinos

Algunos tauros prefieren “llevarse a la boca y comer” las manos o los pies del amado, ya que el simple hecho de ver pies o manos los impulsan a desear tener sexo con ellos. De este signo nace uno de los fetiches más populares: las chicas de tacos altos, que vemos con los pies apoyados en un auto, o saliendo de ellos, cruzados sobre sillones y demás.

GÉMINIS

Este es el signo más abierto al entretenimiento y la diversión sin límites, ni prejuicios. Explora todo por diversión y como el sexo no es un tema tabú le interesa que sea explícito, “como si estuviéramos jugando, charlemos de lo que vamos a hacer después” parece ser la mejor opción para despertar a un geminiano.

Amor por los maniquíes

El fetiche de Géminis es en relación al gemelo interno perdido, por eso a menudo sienten cierta excitación erótica con los maniquíes o las estatuas. No hay problema con que ese doble sea de plástico. Además les fascina la inmovilidad. Se conocen casos de maniquíes robados con el solo fin de tener sexo con ellos.

CÁNCER

Para un signo familiar y tradicional que prefiere siempre hacerlo en casa o en la cocina, lo mejor es ambientar la velada con unas confidencias profundas sobre cuestiones del pasado a romántica luz de la Luna. Si es posible comiendo frutas que sean jugosas y dulces, en pijama ya listo para ir a la cama.

“¡Quereme, sucio, así como soy!”, parece decir el canceriano amante del barro, las moscas y los insectos en general, y mucho mejor si entran en contacto con el cuerpo.

Cáncer, quizá uno de los fetiches más extraños

El fetiche más extremo de Cáncer es el placer sexual derivado de sentir insectos: moscas, hormigas, entre otras, caminando por la piel. Presentes en las pinturas y esculturas de Salvador Dalí cuyo horóscopo tenía a Cáncer en el Ascendente y que gustaba ponerse miel en la comisura de los labios para que las moscas limpias de Portlligat se posaran en su boca y así experimentar placer. Él decía: “Lo hago porque cuando pinto vago de satisfacción y las moscas son la cosa sibarítica de la pintura”.

LEO

El rey del zodíaco necesita que lo admiren y lo deseen y para eso atrae con su brillo. Romántico y teatral, su cortejo es siempre llamativo. En privado le gusta pavonearse frente a su pareja acerca de sus virtudes amatorias. Alcanza con adularlo un rato en un ambiente sedoso para conquistarlo por completo y activar su mejor afrodisíaco: ¡él mismo!

Leo y su devoción por las sustancias pegajosas

Su fetiche es untarse con sustancias como dorados aceites o pegajosas como la miel, para que aumenten su brillo natural y potencien las percepciones de la piel erotizada para luego ser lamido exquisitamente. O untar al otro y lamerlo de forma exagerada hasta las lágrimas. Ocurre que en su pasional temperamento puede pasar rápidamente de las lágrimas al orgasmo sin escalas.

VIRGO

A pesar de su imagen de virginal angelito, los virgo se las traen y tienen un costado erótico fantástico siempre que estés dispuesto a cumplir con sus normas de higiene. Otra opción es que le permitas que se ocupe personalmente del tema. ¡Un buen baño y estás listo para el juego!

Jugar al doctor (Istock)

El fetiche de Virgo es jugar al doctor, le encanta explorar cuestiones medicinales. Le excitan las vendas, las curitas, las prótesis y cualquier objeto que remita al ambiente médico. Los más extremos fantasean con miembros amputados, disfrutan de su ausencia o de las prótesis.

LIBRA

El signo de la belleza y la extravagancia necesita un sitio elegante y artístico para mostrar todas sus virtudes amatorias. Románticos por excelencia, los libreanos pueden mantener amores a distancia y amores platónicos. A veces ama más la idea del amor que el contacto con ese amor. Aunque si te tiene cerca y las puntillas juegan fuerte, junto a un ambiente exóticamente perfumado y un postre que incluya crema, todo puede ir a la perfección.

Los autos de lujo encienden a Libra

Libra se excita con objetos hermosos, ese es su fetiche. Puede desear tener sexo con autos de lujo o sillones de líneas perfectas. Siempre que el objeto sea realmente bello y estético tiene autorización para entrar en su zona de fetiche.

ESCORPIO

El dios del sexo no desea perderse de nada, todos los placeres refinados lo conducen por buen puerto. Así es como una riquísima cena con mariscos a la luz de las velas y frente al cementerio local puede ser un perfecto afrodisíaco. Enamorado de los riesgos y de la pasión por la vida.

Amor vampiro

También habita la fantasía escorpiana toda la cuestión de los vampiros sexys, el sado, los vinilos y el lado oscuro de la fuerza.

SAGITARIO

El signo de la imagen disfruta viendo. Se erotiza escuchando el “Click” de la cámara de fotos o mirando su propia imagen en videos seductores. El escenario perfecto es al aire libre, en el campo, rodando en el pasto y embadurnarse de naturaleza salvaje y mientras, si es posible, se come un helado.

El “aire de campo” le viene muy bien a los sagitarianos

El fetiche de los fogosos sagitarios son las mutaciones, ya sean reales como las logradas por alergias que permiten inflamaciones visibles y deformaciones o falsas imágenes logradas por manejos de cámara. Observar la transformación de un cuerpo le da enorme placer.

CAPRICORNIO

“La vida no es algo para tomarse con liviandad” diría el nativo de Capricornio. Para él la mejor velada es aquella largamente planificada, que incluye reservar en un lugar tradicional, una cena perfecta y cara e ir acompañado con una persona encumbrada.

Bondage, uno de las elecciones fetiches más comunes

Bondage, uno de las elecciones fetiches más comunes

El fetiche capricorniano tiene vínculos religiosos y una necesidad de profanar lo santo, sin importar que sean objetos sagrados o imágenes. Lo excitan los lugares sagrados y solemnes. Algunos además incursionan en sexo disciplinado, bondageo, juego de rol de sumisión y dominación.

ACUARIO

Para un signo libre nada mejor que un amor repentino y sin compromiso, algo sorprendente que aparezca y desaparezca con la rapidez de un chasquido. El amor entendido desde Acuario puede tomar las formas más extravagantes y exóticas pero siempre es necesario que le preste toda la atención y no reclame nada.

Robofilia o amor del futuro

Robofilia o amor del futuro

Los fetiches de Acuario son objetos extraños, fríos, étnicos o futuristas. Puede excitarse con un cyborg, un androide o un alienígena. Adora los piercings y el cibersexo especialmente ya que le permite disfrutar del placer sin perder autonomía ni libertad.

PISCIS

Para los más románticos del zodíaco la velada perfecta tiene que incluir agua, un lugar a la orilla del mar, o una pileta por lo menos. Canciones sumamente melosas y una copa dulce para brindar. La imagen se completa con una suave brisa y una confusión que quite el aliento.

Los pies, la pasión de los piscianos (Istock)

Los pies, la pasión de los piscianos (Istock)

El fetiche de Piscis es el claustro, el estar perdido o entre sueños, la esclava, la Bella Durmiente o Rapunzel. En todos los casos es de suma importancia el juego que hace con sus largos cabellos y una suavidad solo posible en el imaginario de los cuentos de hadas. Algunos piscianos se excitan con los pies vendados o lastimados por la danza y se sumergen en el agua con emoción salvadora.


Fuente: Infobae



About uruguayos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.