Interés General

Paleontólogos uruguayos trabajan en el primer museo de huellas de dinosaurios del país

NORTE URUGUAY
Un grupo de Paleontólogos uruguayos trabajan en la construcción de un museo en el departamento de Tacuarembó (norte) donde se exhibirán las primeras huellas de dinosaurio encontradas en el país.


"Va  a ser un museo a cielo abierto, como un observatorio de huellas, no va a ser un lugar donde va a haber un restaurante, baños o servicios, la construcción va a tener lo mínimo necesario para la seguridad del público y para que se puedan proteger las huellas", dijo a Sputnik el paleontólogo de la Facultad de Ciencias, Pablo Toriño.

Desde 2009 un equipo de la Universidad de la República, capitaneado por el doctor Daniel Pereda, recorre el país buscando huellas de dinosaurios que habitaban en este territorio hace 150 millones de años, a finales del período Jurásico y comienzos del Cretácico cuando Uruguay era parte de un gran desierto.
"Participar del hallazgo (de las huellas) es algo que uno no se olvida nunca más, cuando aparecieron las primeras y no estábamos seguros si eran o no, y empezamos a barrer y empezaron a aparecer la segunda, la tercera, hasta llegar a 19 fue increíble", cuenta Toriño.
​A pesar de que los paleontólogos no detuvieron la búsqueda, no se han encontrado huellas en ninguna otra zona del país, de hecho, los antecedentes más cercanos están al sur de Brasil en la frontera con Santana do Livramento.

El proyecto requiere de una inversión de seis millones de pesos (206.000 dólares) y es financiado en una parte por la Intendencia de Tacuarembó con cuatro millones (138.000 dólares) y el resto (68.000 dólares) se obtuvieron con un fondo del Ministerio de Educación y Cultura en 2015.

El museo que se inaugurará a inicios de 2018 con el nombre "Ruta de los dinosaurios" consistirá en una "estructura techada, como si fuera un galpón pero abierto, sin paredes y por dentro va a tener un sistema de pasarelas por donde la gente va a poder caminar a unos 80 centímetros del piso sin pisar la arenisca de las huellas", explica Toriño quien aclaró que la entrada será gratuita.

Durante la primera etapa los visitantes podrán ver al equipo de paleontólogos responsables del proyecto trabajando en el lugar con las huellas y realizar preguntas.

Cuidar las huellas


La intención de los paleontólogos es crear un entorno más llamativo para que las personas se acerquen al lugar pero además generar una estructura que proteja a las huellas del sol y la lluvia y que paren de desgastarse.
"La erosión natural que causa el clima hace que las huellas se vayan perdiendo con el tiempo, algunas de las primeras que aparecieron ya se erosionaron, si bien ya estaban deterioradas cuando las encontramos no han resistido el paso del tiempo", añadió el investigador.

El equipo tiene la certeza de que van a aparecer más huellas en la zona.

"Todo el lugar que hemos relevado es lo que llamamos un pisoteadero, hay huellas mezcladas de distintos animales que caminaron por ahí unos sobre otros en distintas direcciones, entonces hay un caos, todo un desorden de huellas", contó Toriño.

Este descubrimiento tuvo como repercusiones la publicación de artículos científicos sobre el tema, la presentación del caso en congresos internacionales, el reconocimiento de la comunidad internacional de las primeras y únicas huellas de dinosaurios en Uruguay.

Los investigadores obtuvieron información acerca de cuatro tipos de dinosaurios diferentes que habitaban este territorio hace 150 millones de años.

Las huellas encontradas en Tacuarembó "son de dinosaurios de cuello largo, cola larga, cuadrúpedos grandes, que se llaman saurópodos, las huellas más chicas son de un animal del tamaño aproximado al de un elefante, huellas redondas de 40 centímetros de diámetro", según los estudios del grupo.

Además los paleontólogos explicaron que hay "otro conjunto de huellas mucho más grandes que tienen un metro de diámetro cada una, son redondas también que son de otro saurópodo pero mucho más grande, de unas tres o cuatro veces más grande que un elefante" y un tercer grupo de huellas más pequeñas como si fueran de una gallina o una paloma.

Si bien las primeras huellas encontradas en 2009 por el equipo integrado por Toriño estaban llenas de sedimento blando y fueron vaciadas y tratadas con cianocrilato, un producto que endurece la arena y la protege con el tiempo se dieron cuenta de que esto deterioraba las huellas.

"Al quedar expuestas se llenaban de agua, le empezaban a crecer pastos, entonces cuando aparecieron más huellas no las tocamos, lo único que hicimos fue limpiarlas, medirlas y hacerles un tratamiento en el borde, como para mantenerlas, pero si vas hoy en día se ven bastante tapadas por barro", contó el paleontólogo.

Según Toriño, las huellas deben permanecer con el "mínimo de intervención hasta que esté la estructura techada" para no generar un estrés sobre la roca y acelerar su deterioro.

En 2013 la Comisión de Patrimonio de Uruguay declaró a estas huellas como Monumento Histórico Nacional, resaltando la importancia que tienen, por ser las primeras y las únicas.

FUENTE: Sputnik

¿Te gustó lo que leíste? Dale ME GUSTA y disfruta de más noticias




About uruguayos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.